¿Porqué no se verá el Espot turístico de Nadal en los mercados emisores?

La noticia de que el espot protagonizado por Rafa Nadal no va a emitirse ahora por un error, ya que es ahora el momento en que muchos turistas toman sus decisiones de compra, ha llenado de estupor a muchos, pero no demasiado a nosotros los publicitarios. A nosotros no nos sorprende puesto que llevamos toda la vida clamando en el desierto sobre la importancia trascendental de la buena y estrategica publicidad y promocion turistica para poder competir bien y vender a buenos precios nuestra oferta en Baleares, que es la que da el pan al 80% de la poblacion.

Una y otra vez desde todos los sectores (no solo el institucional) se ningunea a los publicitarios (profesionales cualificados que han de dedicar 4 o 5 años de su vida a obtener una licenciatuara universitaria, ahora grado) y que basan sus decisiones en criterios científicos y técnicos (nunca deciden con un simple “me gusta” o “no me gusta”).

Ya es hora de que todos tomen conciencia de que la publicidad, las relaciones publicas y la promocion, la comunicacion comercial en su conjunto, son determinantes para nuestro futuro como sociedad.

Partiendo de un mismo presupuesto en publicidad y comunicacion, una decision desacertada, realizada por el “yo se de publicidad” de turno o el politico de turno puede llevar facilmente a perder una importante  cuota de mercado, a que no se vendan las camas que debian venderse y a que, en definitiva, familias enteras se queden sin pan porque alguien ha pensado que todo la relativo a la publicidad y promocion no es mas que “pecata minuta” de lo que puede encargarse cualquier amiguete al que le “gusta” la publicidad. Algo tan absurdo y ridiculo como dejar que te opere de una hernia un colega por la simple razon de que “le gusta mucho la medicina, incluso hizo un cursillo con la Cruz Roja”.

Un poco de seriedad señores, la publicidad y la comunicacion (ya sea 0.0, 1.0 o 2.0) es absolutamente estrategica para Baleares y su futuro económico y social. Dejen todas, absolutamente todas, las decisiones que tienen que ver con ella en mano únicamente de profesionales formados y con amplia experiencia en el ámbito de la comunicación comercial, y no en el primer periodista, informatico con veleidades de marquetiniano, diseñador avanzado o cualquier otro “enterado” que pase por allí. Y es que, con las cosas de comer no se juega.